• Unidas Más Vida

Como yo no hay dos - Kelly Spyker



Hoy yo quiero compartir contigo un mensaje acerca de la tendencia que tenemos las mujeres a compararnos con otras mujeres.

Quiero compartir la historia de 2 hermanas que batallaban un poco con esto. Ellas se llaman Marta y María. Podemos ver un poquito de su relación de hermanas en Lucas 10:38.


Marta y María, las hermanas de nuestra historia son muy diferentes, aunque son hermanas. Yo tengo una y la amo con todo el corazón pero somos muy diferentes. Es algo normal. Marta y María son tan diferentes que en el mismo momento e instante actúan de maneras distintas. Una no se puede sentar y la otra no se quiere parar.


De pronto a las mujeres se nos intensifica ese sentimiento de desesperación y comparación cuando abrimos las redes sociales y vemos posts de otras mujeres con el cuerpazo, haciendo ejercicio, y luego súper maquilladas, y súper peinadas, sonriendo con su pareja y de repente ponen unos tips imposibles de hacer. Y a veces me digo; yo quisiera ser más así. Y me irrito y me deprimo y pienso que soy una loser total, una perdedora y sé que eso no es verdad pero así lo siento y me digo “por qué no puedo ser más como ellas”.


Quiero decirte a ti que me estás leyendo, como Marta no había dos, como María no hay dos, como tú no hay dos porque como Jesús no hay dos. No hay dos personas iguales, fuimos creadas por Dios. Dice La Biblia, hombre y mujer fuimos creados a su imagen. Y Dios es incomparable y único y fuimos hechos a Su semejanza, eso significa también que tú y yo somos incomparables y únicas.


No estoy diciendo que somos Dios, ni la salvadora del mundo, no somos omnipotentes, no me refiero a eso, porque no hay nadie como Dios y nunca lo habrá, en creatividad, sabiduría, fuerza, soberanía, capacidad, hermosura, solo hay un Dios, sólo hay un camino, una verdad y una vida y ese es Jesús y no hay nadie más como Él pero así como nuestro creador y nuestro Dios es único y nos hizo a cada una únicas en personalidad, físico, dones, hermosura, fortaleza, dones, sabiduría, capacidad… nadie tiene la misma historia que tú. Somos incomparables y únicas, no hay otra como yo porque somos creadas a la imagen de un Dios incomparable.


Soy única porque soy como Jesús quien me creó. Su amor nos va perfeccionando cada vez más, a su imagen. Eso es maravilloso. Mi aspiración más grande no es parecerme a otra persona sino parecerme a Jesús.

Yo quiero ser más como Él. Y yo al igual que tú admiro a las otras mujeres, admiro las “flores”, porque nuestra temporada se llama blossoming, y admiro las otras flores que simbolizan mujeres en tantas partes del mundo y me alegro por esas mujeres y por quienes son pero yo soy yo, tú eres tú, y no hay otra igual a ti o a mi. El problema que veo que nos enfrentamos es que el mundo siempre nos dirá que no somos suficientes, que tenemos que medir esas imposibles medidas 90-60-90. Nos dicen “Si mides esto entonces eres bonita”, “Si tiene cierta profesión” “Si eres dueña de ciertas marcas y conoces a ciertas personas o perteneces a cierto círculo social entonces eres suficiente”.


Siempre decimos “uy no, todavía me falta, no soy suficiente” y la comparación de este tipo al final nos destruye, destruye áreas de nuestra vida y nuestra autoestima, nos causa muchas emociones y acciones equivocadas.


La comparación puede matar relaciones en nuestra vida.

Pero quiero recordarte que Jesús te da valor, Él no da o pone valor en las mismas cosas que el mundo pone valor. Para Jesús cada una somos igualmente amadas e incomparables, igualmente especiales. Nuestra referencia de éxito no es una persona o pertenencia, es Jesús. Él es nuestra referencia de éxito y si yo todos los días que Jesús me regale en este mundo puedo llegar a ser un poco más como Él y un mejor reflejo de Él, entonces para mí eso es el mayor éxito que pudiera tener.





3 Puntos prácticos para vencer la comparación:

1. Dominio propio - 2da de Timoteo 1:7


En la historia vemos a una María cautivada por las enseñanzas de Jesús y vemos s una Marta que no se aguantó el coraje y enfrente de Jesús y los discípulos se enoja con María, le ganó la comparación y no pudo controlar su dominio propio. Verso 40 “No te parece injusto Jesús que mi hermana está aquí sentada y yo estoy haciendo todos los detalles”. Le gano ese coraje y la verdad, nos pasa a todas. Si queremos vencer la comparación en nuestra vida, NO LE DEMOS LUGAR. Practiquemos el dominio propio en nuestra vida espiritual, en nuestras palabras, nuestros sentimientos, acciones, pensamientos y pasatiempos. No es fácil pero es posible.

Te doy un ejemplo: si tu estás batallando en compararte con alguien, no pases tanto tiempo viendo las redes sociales y las fotos de las mueres que te deprimen. Deja el celular, haz otra cosa. No te pongas en esa situación, a lo mejor necesitas orar unos minutos mas. Hay que ejercer un poco más el dominio propio y no dejarnos vencer por nuestros sentimientos.

Tal vez piensas “uy Kelly, yo no puedo, he querido pero no puedo”.

Si podemos, con la ayuda y la gracia de Dios, y si nos equivocamos nos paramos y volvemos a intentarlo pero SI PODEMOS.


Habla y piensa bien de ti misma porque Dios está hablando bien de ti, Dios está pensando bien de ti.

Dios está orgulloso de ti, tu necesitas cambiar tus palabras y pensamientos por la gracia de Dios y necesitas recordar: Jesús me ama y me creó como a Él le pareció mejor.


2. Practica decisión con coraje - Filipenses 4:13


Yo pienso que ese día Marta hubiera querido hacer lo que María estaba haciendo. Marta pudo haberlo hecho si quería. Una de mis abuelitas decía “Siempre tienes tiempo para hacer lo que realmente quieres hacer” y lo he comprobado en mi vida. Yo anhelo, yo Kelly anhelo ser como muchas mujeres en la biblia, anhelo ser como muchas mujeres que conozco, y que admiro. Pero quiero aclarar que desear ser como alguien más no es necesariamente malo si tu admiración es sana y produce buen fruto en ti. Si te inspira algo de alguien y está en tus manos lograrlo, por qué no te tomas de la mano de Dios y cobras buen coraje y dejas de compararte envidiosamente y tomas pasos necesarios para crecer y para cambiar cosas en tu vida con la ayuda de Dios.


Tenemos que dar pasos, vamos a practicar mejores rutinas.toma una decisión con buen coraje y hazlo en estos días. Todas tenemos que tomar un paso de buen coraje, aprender a ser felices en cualquier temporada de nuestra vida. Hoy te lo digo con buen coraje en mi corazón que si se puede, todo es posible con la gracia de Dios.


Yo soy responsable del producto final de quién soy yo.

No es culpa de alguien más, tiene que ver con quienes somos, pero el producto final es mi decisión. Cómo voy a ser yo en este mundo, cómo voy a comportarme.

Si tomamos una decisión con buen coraje según la voluntad de Dios entonces será cierto para nosotras que todo podemos hacer por medio de Cristo que nos fortalece.

Te animo a que dejes que Jesús te ayude a descubrir, desarrollar y demostrar toda la belleza que hay en ti como mujer. Eres como una hermosa flor que apenas está en floreciendo.


Tu momento en el proceso no te hace peor ni mejor que otra. simplemente es tu momento.

Agárrate de Dios y pregúntale que es lo que tienes que hacer para que nos sigamos pareciendo más a Jesús.


3. Practica gratitud - 1ra de Crónicas 16:34


Que nunca se nos olvide que Dios es bueno, dar gracias es clave. La gratitud de María ese día la hizo libre para ser quien ella era y como ella era. Sin importar su reputación, pasado, presente o futuro. Ella estaba tan llena de gratitud que Jesus estaba en su casa que se sentó ahí a sus pies.


La gratitud me hace libre de la comparación.

La gratitud me transforma de adentro hacia afuera. La gratitud a Jesús es poderosa. Tan poderosa como para cambiar mi perspectiva y ver todo tan diferente. Y lo más maravilloso de la gratitud es que todas lo podemos practicar. La gratitud es algo que todos podemos practicar, está en las manso de todos. Independientemente de los momentos difíciles, porque los hay, pero la gratitud es tan importante para darnos victoria en nuestra vida.


Dios gracias porque Tú me amas así como soy.

De verdad que si tu te lo propones tu puedes pensar en tantas cosas para agradecerle a Dios, simplemente el que estás viva, es algo tan grande para agradecer.

No es fácil, pero Dios siempre te ha tenido en su corazón y tiene tu bienestar en mente. Lo más importante es dar gracias a Dios por Jesús, esto es lo más valioso que podemos hacer, y ser parte de su gran familia. Gracias a Su sacrificio en la cruz, es lo más costoso que nunca podríamos pagar.

Soy super fan de decir gracias, es algo que a mí me hace sentir muy especial cuando me agradecen.


La gratitud realmente nos hace libres, muchas de tus emociones, sentimientos o depresión en estos días pudiera si tu lo pruebas, puede cambiar. Prueba dar gracias a Dios, El te vas hacer libre, te va a cambiar y su presencia va a llenarte y te va a levantar. Te va a dar nuevas ideas y un nuevo propósito porque tu eres creada para cosas grandes y maravillosas de parte de Dios.

No te toca lo de alguien más, te toca lo que te tocó a ti, y Dios tiene un plan y un propósito maravilloso, incomparable para ti. Vamos a creerle a Dios.


2da de Corintios 3:18

La acción del Espíritu Santo nos va transformando de gloria en gloria y lo maravilloso de la vida cristiana, de caminar con Jesus es que el nos lleva de gloria en gloria, nos va perfeccionando, no nos deja como estábamos sino que nos levanta y nos impulsa una y otra vez y es su poder El que nos transforma, nos levanta y nos fortalece. es vivir en los brazos de amor de nuestro Señor Jesús que hace toda la diferencia. El nos creó tal cual El quiso, no somos perfectas pero para Él somos perfectas.


Oración:

Señor Jesús, gracias por cada mujer que está leyendo el día de hoy este mensaje, gracias porque yo estoy segura que Tu presencia está llenando ese corazón. Dios yo pido en Tu nombre y en Tu poder, así como lo sabes hacer Tú, que tu vengas a abrazar a cada mujer, que les recuerdes el gran precio que pagaste por ella y el gran amor que tienes por ella. Señor yo pido que el día de hoy Tú vengas a silenciar mentiras y remover tinieblas, eso no viene de Dios porque tus palabras hacia nosotras son de vida y son de bien. Pido que en el nombre de Cristo Jesús nos ayudes a tener más dominio propio en estos días, Tú sabes el área en nuestra vida donde lo necesitamos más, ayúdanos. Queremos agradarte con todo lo que somos. Pido que nos des sabiduría para tomar diferentes decisiones que necesitamos tomar para seguir floreciendo y seguir convirtiéndonos más en esa preciosa mujer que Tú nos has llamado a ser y lograr los propósitos que Tú nos has llamado a lograr. Gracias por poner mujeres en nuestra vida que nos inspiran, eso que Tú has hecho en su vida yo quiero que lo hagas en la mía también. Señor llénanos el día de hoy con un sentir renovado de gratitud, gracias por dar todo de Ti, por dar Tu vida en la cruz, gracias por ser tan bueno y ser tan fiel, gracias porque no te has equivocado con ninguna de nosotras en ninguna forma, gracia porque Tus planes, Tus formas y Tu amor son perfectos.

En el nombre de Cristo Jesús, Amén.


Mira este mensaje por YouTube:










331 vistas1 comentario

© 2020 Unidas Más Vida