• Unidas Más Vida

Estoy Bien - Kelly Spyker

Estoy bien, tengo paz, gloria a Dios.



Hoy yo quiero hablar acerca de la resiliencia de la mujer.

La resiliencia es la capacidad que tiene una persona de recuperarse frente a la adversidad. Permite desarrollar recursos que se encontraban ocultos en la persona y que desconocía hasta ese momento.

Y salió a la luz todo ese tesoro, y eso está sucediendo, está saliendo a la luz todos la fuerza, toda la valentía, todos los dones que Dios ha puesto en ti, que no sabías que estaba ahí y ahora te das cuenta.


"Hay una temporada para todo, un tiempo para cada actividad bajo el cielo, un tiempo para nacer y un tiempo para morir. Un tiempo para sembrar y un tiempo para cosechar. Un tiempo para llorar y un tiempo para reír. Un tiempo para esta de luto y un tiempo para bailar. Un tiempo para esparcir piedras y un tiempo para juntar piedras. Un tiempo para abrazarse y un tiempo para apartarse."

Eclesiastés 3:1-5 NTV


Creo que en estos días que ha habido este cambio en nuestra vida, hubiera estado bien que alguien nos diera una hojita con un montón de anotaciones de cómo íbamos a hacer iglesia, cómo íbamos a llevar nuestra vida, cómo íbamos a hacer diferentes cosas en este tiempo y eso no sucedió, simplemente todo cambió.

Y no hay vuelta atrás, ha sido un ajuste total y es un reto enorme, todo ha cambiado. Ahora ya tenemos diferentes profesiones y cosas que tenemos que hacer y, yo era solamente una mamá, pero ahora soy estilista, maestra, ahora soy cocinera, ahora soy todo. Y la verdad es que algo maravilloso que ha sucedido durante estos meses a pesar de todo es que hemos florecido, y hemos encontrado dones y fuerza donde no sabíamos que había.

Hoy es lo que es, sucedió lo que sucedió, no vamos a volver atrás, no vamos a dar pasos atrás y yo quiero decirte que lo que el enemigo quiso para mal, Dios lo está usando para bien en nuestras vidas. Y por eso tu y yo podemos decir, “estoy bien, tengo paz, gloria a Dios”.


Yo sé que a lo mejor tú que estás leyendo esto no estás bien, pero yo quiero decirte que es una declaración de fe que transforma nuestro interior, y yo puedo decir esta frase con fe en mi corazón porque aunque todo ha cambiado, mi Dios no ha cambiado, mi Dios sigue siendo el mismo que fue antes de estos últimos 6 meses, el que me proveyó en el 2019, me sigue proveyendo en el 2020 y me seguirá proveyendo todos los días de mi vida. El que ha estado con nosotros, el que ha sido nuestro salvador, redentor, es el mismo hoy y lo seguirá siendo porque Dios es eterno, Él nunca cambia y aunque todo es diferente, Jesús no es diferente. Él te amó antes, te sigue amado ahora y lo hará por toda la eternidad.


"Sin embargo, Dios lo hizo todo hermoso para el momento apropiado. El sembró la eternidad en el corazón humano."

Eclesiastés 3:11


La eternidad en Cristo es pura gloria, es salud, paz, valentía, creatividad, abundancia, asombro y esa eternidad que es nuestro Dios, esa eternidad que nos espera un día está dentro de nuestro corazón sembrado por el Espíritu de Dios, por eso no nos podemos conformar, por eso sientes una inquietud en tu corazón de sentir que hay algo más, porque Dios ha sembrado creatividad en nuestro corazón.


Yo quiero que tú sepas y recuerdes que tú y yo somos un reflejo no sólo de Jesús, sino de la eternidad. Y me encantaría que dejemos de tratar de regresar la página en nuestra vida, que dejemos de tratar de volver a donde estábamos y que podamos el día de hoy determinar en nuestro corazón descubrir este nuevo capitulo, y esta nueva página en nuestra historia. Vamos a despertar el destino que Dios tiene para cada una de nosotras. Dios tiene un destino y un propósito para cada mujer en esta temporada y lo vamos a descubrir y alcanzar por la gracia de Dios.

Yo sé que suena bonito, y es mucho más fácil decirlo que hacerlo, sé que de repente o muchas veces es difícil, confuso, no nos gusta o muchas veces nos da miedo. Cometemos errores, no es fácil, pero somos resilientes.

No sé que estás viviendo ahorita, tantas diferentes y difíciles situaciones, pero ¿por qué no lo dices en tu espíritu y en tu corazón?

Estoy bien, tengo paz, gloria a Dios.


Quiero compartirte 3 puntos prácticos que puedes hacer para ser resiliente en esta temporada, que estoy intentando implementar en mi vida:

1. Despierta al futuro

Despertar al hoy, a lo que estamos viviendo. No estar apáticos, ya no esperarnos, sino empezar a estirarnos.

“¡Voy a despertarme! ¡Despertaré al arpa y a la lira! ¡Despertaré al nuevo día!"

Salmos 57:8 TLA


Este es el día que hizo el Señor, vamos a despertar a todo lo que Dios quiere que hagamos y todo lo que Él tiene para nosotros, porque el futuro no es mañana, el futuro es hoy.

“¡Levántate y resplandece, que tu luz ha llegado! ¡La gloria del Señor brilla sobre ti”

Isaías 60:1 NVI

¿Por qué no te dices eso a ti misma? La gloria del Señor brilla sobre mí.


Quiero animar a alguna mujer hoy, retoma aquellas cosas que pospusiste en tu vida cuando todo esto empezó a suceder, pusimos algunas cosas en pausa. Y eso fue bueno, pero hoy es momento de retomarlas. Ya no pospongas esas cosas que Dios ha puesto en tu corazón. No pospongas conectarte con Dios. No pospongas tu crecimiento personal. No pospongas la reconciliación que Dios ha puesto en tu corazón hacia alguien.


El futuro que Dios tiene para mí comienza cuando yo le digo “sí”.

Cuando yo le digo “sí”, algo despierta en mi espíritu y Él empieza a hacer cosas nuevas. Nuestro nuevo normal será mejor que el antiguo normal. Lo que viene es mejor de lo que fue.

2. Deja las excusas

Hay potencial en cada temporada de nuestra vida, hay vida en cada temporada, hay fruto en cada temporada. Tenemos que tener cuidado porque las excusas matan y estancan ese potencial, las excusas pausan lo que Dios quiere para tu vida.

Hay que dejar las excusas de un lado y agarrarnos de la palabra de Dios.


“Y me ha dicho: Bástate de mi gracia; porque mi poder se perfecciona n la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.”

2 Corintios 12:9 RV60


Florecer ocurre primero en mi interior antes de que se note en mi exterior.

Cuando tú dejas que Dios continue haciendo una obra en tu corazón, tarde o temprano se empieza a notar en tu exterior y entonces Dios es glorificado.

¿Cuál es tu excusa en esta temporada? No te escondas detrás de tu excusa, suéltala, déjala y ríndela a Dios, y descubre y desarrolla tu potencial el día de hoy.

3. Depende más de Dios y menos de ti

“Que haya menos de mí, y más de ti”, es la única forma de seguir todos los Dios de nuestra vida como cristianos.


“Pues yo te sostengo de tu mano derecha; yo, el Señor tu Dios. Y te digo: “No tengas miedo, aquí estoy para ayudarte.”

Isaías 41:13 NTV

No estamos solas, no hemos sido abandonadas, estamos caminando sobre el agua pero con Jesús.

Dios quiere que pausemos, como mujeres, todas las cosas y vayamos con Jesús. Él puede renovar nuestras fuerzas. Lo increíble de Dios es que podemos vivir en sus brazos, en su abrazo y en su cuidado.

¿Por qué no dependes más de Dios?


Muchas cosas han muerto en nuestra vida, pero es con un propósito, porque Dios va a traer mucho fruto, mucha abundancia. Y en donde murió lo que tú más amabas, Dios va a resucitar algo nuevo, va a resucitar vida y va a derramar un mayor amor y deleite sobre tu vida. Dios te quiere resucitar y te resucita en estos días, y tú vas a poder decir “Estoy bien, tengo paz, gloria a Dios.”



Mira este mensaje en YouTube:

https://www.youtube.com/watch?v=aV189UnyZT0


305 vistas

© 2020 Unidas Más Vida